Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.Si quiere saber mas sobre las cookies pulse le siguiente enlace, saber más.

HOW TO SHOP

1Login or create new account.
2Review your order.
3Payment & FREE shipment

If you still have problems, please let us know, by sending an email to support [ @ ] website.com . Thank you!

La solución a los atascos y accidentes pasa por el coche sin persona conductora

ministros El primer coche autónomo se presentó en Futurama (la exposición universal de Nueva York celebrada en 1939). Fue una idea de Norman Bel Geddes, uno de los diseñadores más destacados durante las décadas de 1930 y 1940.

El coche de Bel Geddes no montaba computadoras ni sofisticados sensores, se trataba de un vehículo que se movía gracias a un circuito eléctrico embebido en el pavimento. Poco más que un scalextric de tamaño natural. La imaginación del diseñador sirve para ilustrar que los vehículos autónomos son una idea largamente perseguida, aunque hayamos tenido que esperar varias décadas para verlos hechos realidad.

Casi todos los que se encuentran en estos momentos impulsando este tipo de coches sitúan en el año 2020 el desembarco definitivo en las carreteras del mundo de los vehículos sin persona conductora. El impulso definitivo podría llegar desde el gobierno de Estados Unidos, ya que Barack Obama ha manifestado recientemente su intención de apoyar con decisión esta tecnología. En un artículo publicado en el Pittsburgh Post-Gazzette, Obama escribía: “Los vehículos autónomos tienen el potencial para salvar decenas de miles de vidas cada año”. Y resaltaba así mismo el papel que debe jugar la tecnología en un futuro, asegurando que no consiste en “tener el último cacharrito o aplicación. La tecnología es hacer que la vida de la gente sea mejor”.

Estas afirmaciones fueron publicadas precisamente en Pittsburgh, la primera ciudad en permitir que circule por sus calles una flota de coches sin conductor de Uber, que pueden ser solicitados a través de una aplicación móvil. Más que discutir si este tipo de vehículos tiene sentido (que lo tiene), la batalla está ahora centrada en saber quién será el que consiga poner sus modelos antes y con mayor fiabilidad en el mercado.

TOP